Emilio Cerdá: "Estamos empezando una transición hacia una economía cada vez más circular"


 El catedrático de Fundamentos de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid realizará una conferencia en Gijón el próximo 21 de marzo. 
ASATA


El próximo 21 de marzo, en el salón de actos del Parque Científico y Tecnológico de Gijón a las 12:00 horas, y en el marco del programa de ASATA "Economía Circular: hacia la ecoeficiencia empresarial", tendrá lugar la ponencia "Teoría y práctica de la economía circular" a cargo de Emilio Cerdá Tena, Catedrático de Fundamentos de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid. 

Como preámbulo a su conferencia, el ponente nos responde una serie de preguntas respecto a la economía circular. 

¿Cómo definiría la economía circular?

La definición que aparece en el correspondiente plan de acción de la Unión Europea es la siguiente: Una economía circular es aquélla en la cual el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, y en la que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Una definición mucho más completa y elaborada (y que no cabe en una entrevista) es la que propone la Fundación Ellen MacArthur, una institución referente en todo lo que concierne a la economía circular. Este concepto, de carácter multidisciplinar, se apoya en varias escuelas de pensamiento: economía del rendimiento, diseño regenerativo, de la cuna a la cuna, ecología industrial, biomímesis (innovación inspirada en la naturaleza), economía azul y capitalismo natural.

La economía circular surge como alternativa al modelo lineal, que consiste en captar recursos de la naturaleza, producir, consumir y tirar. La circularidad empieza con el diseño del producto, sigue alargando la vida del producto y de los componentes tanto como sea posible (mediante la reparación, refabricación, remarketing, reutilización, reacondicionamiento) y termina tratando de aprovechar los residuos al máximo (reduciéndolos, reciclando o valorizando). En economía circular se diferencia en todo momento entre ciclos técnicos y ciclos biológicos.

¿Cuáles son los retos inmediatos?

En España hay un borrador (de febrero de 2018) sobre Estrategia Española de Economía Circular (España Circular 2030) pero no está aprobado. Un reto inmediato es que España tenga su Estrategia y la lleve a cabo. Las Comunidades Autónomas de Andalucía, Cataluña, Extremadura y Madrid si tienen su Estrategia de Economía Circular.

La Unión Europea publicó en diciembre de 2015 el documento “Cerrar el círculo: un plan de acción de la UE para la economía circular”.  El plan contiene 54 medidas repartidas entre los siguientes apartados: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias y reutilización del agua, áreas prioritarias (que son plásticos, residuos alimentarios, materias primas críticas, construcción/demolición y biomasa/bioproductos) y por último investigación, innovación y competitividad. El pasado 4 de marzo la Comisión Europea emitió un documento de seguimiento del plan, indicando que las 54 medidas han sido ya implementadas, aunque varias de ellas se van a seguir desarrollando en los próximos años.

La economía circular tiene muchas dimensiones y sobre la misma tienen mucho que decir los empresarios, los consumidores, los académicos, las administraciones públicas, la sociedad civil. Estamos empezando una transición hacia una economía que cada vez será más circular.

¿Qué hace falta para que la economía circular crezca?

En China, la economía circular es un resultado directo de una estrategia política nacional. El plan quinquenal 2006-2010 ya dedicó un capítulo entero a la economía circular, siendo ascendida a nivel de estrategia de desarrollo nacional en el plan 2011-2015, con objetivos para los sectores electrónico, químico, petroquímico, del carbón y del acero, objetivos que han sido aumentados en el siguiente plan, publicado en 2016. Por tanto, en China se sigue un enfoque de arriba-abajo. En Japón, la transición hacia una economía circular está caracterizada por una amplia y cercana colaboración entre la sociedad civil, los productores y el sector público, estando basados en el mercado los instrumentos utilizados, al igual que ocurre en Estados Unidos y en Europa. Pero para que funcione el mercado hace falta regulación adecuada, así como incentivos, información, formación y educación. 

¿Nos puede poner un ejemplo de buena práctica en economía circular?

Se pueden poner muchos ejemplos, tales como los siguientes:

Fairphone diseña sus productos para durar. Fabrican un móvil modular, y lo hacen pensando en la posibilidad de repararlo, pudiendo mantener el valor del móvil sustituyendo una pieza sin necesidad de cambiarlo por otro.

Miele ofrece a sus lavadoras con una duración de 20 años, cuando en media las lavadoras duran actualmente 10 años.

En BMW, ciertos clientes pueden ahorrar un 50% en costes por compra de partes reelaboradas, en comparación con las correspondientes nuevas. El cliente puede tener exactamente las mismas especificaciones de calidad que una parte nueva BMW y estar sujeto a la misma garantía de 24 meses.

Ecoembes se dedica al reciclaje y el ecodiseño de los envases en España, haciendo posible que los envases de plástico, latas, briks, así como los de cartón y papel puedan tener una segunda vida. Desde el año 1996 ha reciclado 19,3 millones de toneladas de envases, alcanzando en 2017 una tasa de reciclado del 77,1%. Recientemente han puesto en marcha The Circular Lab, ubicado en Logroño, el primer centro de innovación sobre esta materia en Europa.

¿Un motivo para ir a su conferencia del próximo día 21 en Gijón?

 Hay un único motivo, que a la persona le interese el tema de la conferencia y quiera profundizar en el mismo


Todas las personas interesadas en participar, pueden inscribirse en la página web www.economiacirculargijon.esdonde, además, se irán subiendo las ponencias del programa y otros documentos de interés para dar a conocer la economía circular.


Volver